lunes, septiembre 18, 2006

DIRT

Como he vuelto a mi antigua etapa de mala leche también he vuelto a escuchar discos que tenía semi-enterrados en las estanterías.
Y ahora me pregunto como he podido estar tanto tiempo sin escuchar a Alice in Chains y su suciedad enfermiza.
Fue "MI DISCO, EL DISCO" durante un largo periodo de mi vida, hace unos 10 años cuando recorría las calles de Barcelona a pleno sol, en pleno agosto, caminando horas y horas con el walkman sin nada mejor que hacer con mi mente que meterme en esas canciones y escucharlas una y otra vez. O pasarme todo el día tumbada en la cama con el disco de fondo.
Mi madre decía que se volvía loca.
Y yo también.

viernes, septiembre 15, 2006

Huyamos con un circo de vez en cuando

Cada día que pasa estoy más al borde de algo. Del fin de algo.
Fin de mi antiguo y estúpido trabajo.
No tengo nada ahora.
Y solo hay dos cosas que desearía tener realmente: el camino ante mis pies y el cielo sobre mi cabeza.
Estoy volviendo a mi antigua etapa mala-leche-con-todo-y-con-todos.
Cada día soporto menos esta ciudad, me está devorando. Hay tanta gente que debería morir YA.
Solo me gustaría caminar durante días y semanas y meses y llegar a algún lugar que existe solo en mi cabeza y a partir de ahí empezar algo grande o directamente dejarme llevar hacia algún lugar desconocido y tenebroso. Convertirme en un animal y dejar crecer hasta el infinito el pelo, las uñas, comer las frutas del camino y devorar lo que intentase acabar conmigo.

Tengo la comida lista a las 14.30 del mediodía, algo sano y fruta.
Pongo RUSTY CAGE a las 8 de la mañana a todo volumen para que todo el mundo se vuelva tan loco como yo.
Vi Fat City, Female Trouble y the Doom Generation después de muchos años.
Me masturbo por las mañanas y hace 6 días que no me lavo el pelo.
Vimos la vaca blanca en el camino oscuro.

lunes, agosto 14, 2006

Mis vacaciones

Después de haber pasado casi un año desde mi primera entrada en el blog y despues de varios meses sin escribir nada, en realidad no hay nada nuevo bajo el sol.

Casi pasó este verano enfermo y extraño.
Al menos tuve mis diez días de merecida felicidad . Descubrí nuevos y hermosos lugares y volví a algunos lugares ya conocidos. Una parte en soledad y otra en compañía.
Deambulé sola por las calles de Santiago, pasé horas mirando al malabarista rubio de la plaza de la catedral, charlé con el señor peregrino sobre los sueños y la soledad a pesar de que este año mis sueños quedaron un poco de lado y descubrí que me encantaría vivir por una temporada ,al menos, en una pequeña isla semidesierta y con playas maravillosas.

A veces pasa que una tragedia lleva a algo hermoso, a veces también se queda simplemente en tragedia.

El resto del verano lo he pasado en compañía de Paul Auster y Capote principalmente. Al menos he aprovechado para leer . Para leer y morderme las uñas.

Me he teñido el pelo de negro y me he cortado el flequillo.

Estoy a la espera de algo.

No quiero estar el 1 de septiembre en la misma situación de hace un año.

jueves, marzo 16, 2006

Un dia cualquiera

Me levanto a las 9.30 , antes de que suene el despertador a las 10. No he dormido muy bien y llevo ya un rato despierta. Jaime ya hace unas horas que salió de la cama. Los de la obra de enfrente de casa siguen haciendo ruido aunque ya van por el tejado. No veo el momento de que acaben de una vez.
Hoy me duele la cabeza como durante los últimos días. Pongo la lavadora y me voy a la ducha, mejor me lavo tambien el pelo porque esto no hay quien lo peine hoy. Creo que el baño necesita un repaso de limpieza.
Intento poner la radio portátil a pilas pero no funciona, da igual tampoco estoy mucho por la labor. Limpio el baño y me preparo el desayuno. Un vaso de leche fresca y una par de rosquillas que le dio mi madre a Jaime ayer. Están buenísimas las rosquillas. Me tomo también un Espidifen para atajar el dolor de cabeza.
Hago la cama, barro y tiendo la ropa en el balcón mientras miro a los obreros rondando por el tejado, me hace gracia porque deben de pensar que bien vivo que siempre subo las persianas a las 10 de la mañana. Hace un bonito día.
Aún me da tiempo a sentarme 10 minutos y leer un capítulo de "Viaje al centro de la Tierra".
A las 11.45 salgo de casa y , caminando, a las 11.55 llego al trabajo.
Saludos, me pongo la bata , holgazaneamos un rato y a pasar lista al patio. Hoy tengo pocos. Están muchos enfermos. Me voy al taller de baile y me rio con Claudia, Pol y Marina que van un poco descordinados, hoy nos da tiempo de hacer 2 canciones por grupo, al final hasta me gustan las cancioncillas . "oh oh oh girando sin parar...". A la una al comedor: pasta y pescado. Me toca hacer silencio y más o menos hacen caso salvo las gloriosas excepciones de siempre que están en las nubes.
Y vuelta al patio: Manolito me ha pegado, Fulanito me ha dicho tonto... Bendita infancia. Oscar me abraza y me da un beso y las niñas se empeñan en hacerme una coleta y contarme de quien están enamoradas , en fin...
A las tres todo el mundo a clase y yo a comer : ensalada, paella y fresas con nata. No está mal hoy.
Un poco de tertulia y a las cuatro salgo pitando para el médico, voy por la zona vieja de la ciudad que parece un pueblito tranquilo con plantas en los balcones.
Me hacen la radiografia y espero el resultado. Lo leo y es lo que imaginaba.
A las cinco he quedado con Jaime en el ambulatorio y nos vamos hacia la playa, estoy tentada de quitarme los zapatos para caminar pero me da pereza, nos sentamos en la arena y estamos tranquilos un rato.
Luego subimos por la calle del mar y entramos en una cafetería a tomar un café. También entramos en algunas tiendas y en el H&M me compro una americana por 14,95E. El sábado si hace bueno me la pongo.
Subo al ambulatorio para que el médico de cabecera mire la radiografía. Me dice que tengo sinusitis , que por eso me duele la cabeza y todo el lado derecho de la cara. Malditos mocos. Antibiótico.
Voy a la farmacia y al super. LLego por fin a casa. Jaime ya se ha duchado, vemos un rato la tele, miramos la radiografia, llamo a mi madre, cenamos. Después nos reimos un rato con camera café y a las 10 a Jaime le toca ir a soñar con los angelitos o con Monica Belluci. Esta es la semana de los madrugones.

Yo me quedaré por aquí un rato más.

martes, marzo 14, 2006

RIMBAUD

"En las tardes azules del estío,por el sendero iré,
picoteado por los trigos, a pisotear la hierba menuda:
Soñador, su frescura, en mis pies sentiré
y dejaré que el viento bañe mi cabeza desnuda.

Ni hablaré, ni en nada pensaré:
pero un infinito amor en mi sentiré arder,
y al igual que un bohemio, lejos, muy lejos, iré,
por el campo -feliz como con una mujer."

Marzo 1870, Arthur Rimbaud.




De vez en cuando hay que releer "Una temporada en el infierno".
Siempre viene bien y más en vísperas de viajar a París en breve y callejear y perderse por sus calles . Seguro que pensaré en ti Arturito.

Y algún día lejos, muy lejos, me iré. Por el campo...

domingo, enero 29, 2006

ALICIA Y LOS ARBOLES

Alicia iba todas las mañanas a la escuela y se fijaba en los árboles de la calle principal de la ciudad. Los miraba cada día de buena mañana cuando iba de casa a la escuela, los miraba al mediodía cuando volvía de la escuela para casa y por la tarde se repetía la misma rutina: vuelta a la escuela, vuelta a casa y otra vez a mirar los árboles.
Se quedaba absorta mirandólos, tan altos y majestuosos. En primavera verdes, frondosos, exuberantes ; en el otoño e invierno con las hojas marrones y secas esparcidas por las aceras.

Cada mañana veía a la señora que, después de limpiar y fregar su pequeña casa, tiraba el cubo de agua sucia al hoyo donde había un gran y bonito árbol, "pobre árbol" pensaba Alicia.
Cada día veía también como otros niños de su misma escuela que vivían por la misma zona de la ciudad que ella bajaban por esa calle y pegaban patadas a los troncos de los árboles, "pobres árboles" volvía a pensar Alicia.
Otras veces veía como señores y señoras mayores tiraban las colillas de sus cigarros y bolsas de plástico al hoyo de los árboles y Alicia volvía a pensar una y otra vez "pobres árboles".

Muchas veces cuando llegaba a clase no atendía bien las explicaciones del profesor porque se quedaba pensando en los árboles, en la forma del tronco, el color de las hojas, los pajarillos que revoloteaban alrededor... Y cuando llegaba a casa dibujaba árboles de todos los tamaños y colores: árboles enormes con hojas marrones, arbustos pequeños con muchas hojas verdes, árboles sin hojas con mucho ramaje... Se podría decir que Alicia estaba fascinada con los árboles.

Una mañana de invierno después de varias semanas sin llover, Alicia se fijó en que los árboles tenían sus hojas sucias, llenas de polvo de los coches que pasaban por la calle. Estaban secos, parecían sin vida. "Pobres árboles" pensó Alicia, "no deberían estar aquí, deberían estar en el bosque, en silencio, con lluvia, sin coches ni ruidos ni niños que pegan patadas".

Alicia pasó toda la mañana en la escuela pensando en los árboles de la calle, en que aquel no era su sitio, en que podía hacer ella para llevarlos fuera de la ciudad, a otro sitio mejor.
En esos pensamientos estaba cuando dieron la hora de volver para casa.


Cuando tenga un bonito final para Alicia y para los árboles lo escribiré. Mientras tanto espero que llueva mucho.

domingo, diciembre 18, 2005

La nada y el viaje

No tengo ganas de escribir nada.
Me he pasado la semana tumbada en el sofá con la manta, el perro y el libro de Burroughs.

Pasó la cena de empresa y el primer trimestre de colegio pero no pasó la sensación de no encajar ni de , a estas alturas, aún no saber donde está mi sitio.

El miércoles cojo el tren para Galicia. Por fin. Una semana desconectada de todo esto. Solo bosque, helechos, aire puro, vacas, frio apaciguado por el calor de la leña ,caldo y empanada, ratones en la buhardilla, el cementerio , playas desiertas, todos mis recuerdos...
Mientras que todo el mundo se gaste mucho dinero para intentar ser feliz.

Volveré con dos kilos de más y las ganas de volver a marcharme.